La desinfección es un proceso de destrucción e inhibición de microorganismos patógenos (bacterias, virus, protozoos, etc.) impidiendo su crecimiento en fase vegetativa en objetos inertes y evitando su propagación.

Los desinfectantes reducen los organismos nocivos a un nivel que no dañan la salud ni la calidad de los bienes perecederos y se aplican sobre objetos inertes como utensilios y superficies para tratar y prevenir las infecciones.

La desinfección ambiental es el complemento indispensable a un buen sistema de limpieza, asegurando que gérmenes y bacterias no se desarrollen a sus anchas; sin embargo los desinfectantes apenas tienen efecto residual por lo que es necesario que se ejecute un plan de tratamientos de desinfección periódicos de las zonas críticas. En función del nivel de riesgo de cada zona, se establecerá la periodicidad adecuada.

Algunas de las zonas/espacios que tienen que estar incluidas en un plan de desinfección ambiental son:

  • Duchas y vestuarios.

  • Aseos y cuartos de baños.

  • Salas de probadores.

  • Comedores.

  • Gimnasios.

  • Spas.

  • Piscinas.

  • Botiquines.

Pídenos presupuesto sin compromiso